Los sistemas de extinción automática cocinas de incendios para campanas industriales es una medida de protección contra incendios obligatoria, ya que si la potencia instalada en las cocinas supera los 50kW, y esto abarca casi todas las cocinas de hostelería profesionales de bares o restaurantes, es un requisito legal exigido por la ley. Si la campana instalada en una cocina es de uso hospitalario o residencial público, el sistema de extinción sería obligatorio si la potencia excede de 20kW según el Código Técnico de la Edificación.

Aún así, contar con un sistema de extinción automático en una cocina de hostelería es una medida de seguridad imprescindible y que deberíamos instalar no ya para cumplir con los requisitos que exige la legislación vigente si no por la propia seguridad de la cocina, de la integridad del local y de los trabajadores. Estos sistemas automáticos incluyen extintores que en caso de detectar un incendio se activan automáticamente sin necesidad de activación manual, extinguiendo las llamas en pocos segundos y previniendo que este se extienda a otras zonas del local o edificio.

La cocina es el lugar más peligroso de un negocio hostelero, en ella se realiza un uso constante del fuego en la cocción y preparación de alimentos, sobre todo en el área debajo de la zona de extracción de humos o campana. Estas áreas además tienden a acumular las grasas presentes en una cocina y pueden servir de combustible en una ignición, expandiendo el incendio por todo el local del bar, restaurante mediante los conductos de ventilación.

A la hora de comprar un sistema de extinción de incendios en campanas extractoras es importante comprobar que se trate de un sistema eficaz homologado y certificado. Además habrá que comprobar que tipo de sistema necesitamos ya que no es lo mismo el equipo de protección anti incendios para una campana mural que para una campana extractora central. Este equipo debe instalarse por un profesional técnico y el tipo de agente químico del extintor incluido en el sistema recomendado es un agente espumógeno que extinga la ignición en pocos segundos.