Extintores de espuma

Extintor de espuma

El extintor de espuma o agua con aditivos AFFF es el más apropiado para la extinción de incendios de tipo A (sólidos) y tipo B (líquidos inflamables derivados del petróleo), C y F (grasas y aceites).

El extintor de espuma se fabrica con una base acuosa y elementos químicos como el fluor o potasio, que consiguen un efecto espuma y además tienen grandes propiedades ignífugas.

El extintor al accionarse cumple una doble función de extinción. Por un lado, crea una capa superficial que impide que pase el oxígeno del aire sofocando el incendio. Por otra parte, tiene una función refrigerante y/o refrescante ya que su base principal es el agua.  

Ventajas del extintor de espuma

Se instala en cocinas por su mayor eficacia en incendios provocados por aceites vegetales o animales de tipo F.

Es 100% biodegradable y no daña las superficies. No contiene elementos tóxicos ni corrosivos.

Al contrario que el gas co2 o el polvo su utilización en concentraciones de personas no provoca efectos tóxicos o nocivos.

Es un extintor sostenible, cuyos componentes se pueden reciclar una vez agotada su vida útil.

Instalación del extintor de espuma

Los extintores se instala en un lugar visible y accesible a una altura no superior a 120 cm, tomando como referencia la maneta o parte superior. La instalación se realiza de tal forma que no haya más de 15 metros de distancia desde cualquier punto hasta un extintor.

Mantenimiento

Los extintores deben revisarse de forma trimestral y anual. La empresa mantenedora autorizada debe realizar como mínimo la anual, siendo las tres revisiones restantes realizadas por el propio usuario o titular de la instalación.
Trimestral:

  • Ubicación, accesibilidad, indicación y visibilidad
  • Falta de daños y/o corrosión
  • Presión correcta
  • Precinto y anilla intactos.

De forma anual:

Las establecidas en el Reglamento de Instalaciones de Protección contra Incendios RIPCI 2017, de acuerdo a la Norma UNE 23120. Siempre realizadas por una empresa mantenedora.

Retimbrado del extintor de espuma

Esta actuación se realiza cada 5 años, con un máximo de tres actuaciones por lo que la vida útil del extintor es de 20 años a partir de su fabricación.

Caducidad del extintor de espuma

La caducidad del extintor por tanto se produce a los 20 años siempre y cuando se realicen los retimbrados obligatorios y necesarios para alargar su vida.

Otros extintores que pueden ser de su interés son:

Extintor 6 kg abc

Extintores

Extintor de agua 6 L

Extintor de agua 9 L